Platicando con Tarket


Lessons after 245 dead people due to fire in Brazilian dancing place

After the fire in the Brazilian disco that caused the tragedy of 245 dead people on January 27 th, 2013. Most of them died asphyxiated due to toxic gas of fire. There are some lessons to learn:

1- Do not stay in places for a huge number of people, any kind (entertainment, educational,etc) if there are not at least three available exit doors.

2- Denounce if the public place has no available exit doors and fire extintors

3- Make lobby as society. The town together as it is now because of the tragedy.If authorities do little because they are useless to do what a child would do right, or if they are corrupted.

Do not forget that if people say no to a bad service, not to go or consume it, then the object of comsuption will close, don’tmake money, don’t keep on the business and if so, would be just responsability of consumers.

Anuncios


Japanesse man stayed 17 years in prison cause Japanesse justice made mistake
El país posee tasas de condena muy altas
Japón: duro cuestionamiento a la Justicia por inocente que estuvo 17 años preso
Source: Ambito.com
 
Toshikazu Sugaya, feliz por su liberación.
 
 

Toshikazu Sugaya pasó más de 17 años en la cárcel por un crimen que nunca cometió. La presión de las autoridades japonesas terminó por quebrar a este conductor de un autobús, que tras horas de interrogatorio confesó haber matado a Mami Matsuda, una niña de cuatro años.

Esa falsa confesión y un análisis de ADN deficiente bastaron para que los jueces condenaran a Sugaya a prisión perpetua en 1993. Hasta que un nuevo examen de ADN introdujo un giro dramático en la historia: el mismo jurado declaró hoy en libertad al condenado, ahora de 63 años, y se disculpó por el error.

Pero no parece que la historia termine en esa rectificación. El caso reveló las grietas del controvertido sistema judicial de Japón y podría forzar un cambio en sus prácticas. “El sistema penal de Japón no se corresponde con los estándares internacionales”, criticó la organización humanitaria Amnistía Internacional (AI), que pide una reforma de base en la Justicia.

La tasa de condenas alcanza en el país un 99 por ciento y la mayor parte de ellas se basa en confesiones de delito. Para los críticos, muchas de esas confesiones se logran presionando al acusado.

Desde dentro y fuera del país se pide también acabar con los “daiyo kangoku” (prisión de sustitución), donde los sospechosos son retenidos hasta 23 días sin que exista una acusación formal. Las organizaciones humanitarias ven en estas cárceles un limbo donde lograr confesiones forzadas y falsas acusaciones.

La unión de abogados del país reclama al mismo tiempo registrar en video los interrogatorios a sospechosos, en cuyo trato Japón parece ir por detrás de Estados Unidos u otros países asiáticos.

La ministra de Justicia, Keiko Chiba, se mostró hoy dispuesta a revisar los métodos de interrogatorio y la recolección de pruebas, para evitar en un futuro más confesiones falsas y casos como el de Sugaya. “Hay que revisar de forma sistemática y legal el análisis de las pruebas y tomar en cuenta la posibilidad de filmar los interrogatorios”, admitió.

Según los medios, sin embargo, la reforma no parece contar con tanto apoyo entre las autoridades judiciales. Los fiscales japoneses suelen perseguir un caso sólo cuando están seguros de que terminarán ganándolo. Por eso apuestan tan fuerte por las confesiones, denuncian defensores de los derechos humanos que no dudan en hablar de tortura psicológica a los sospechosos.

“Soy un ciudadano normal que nunca había tenido problemas con la policía”, citaron los medios a Sugaya. “Pero me transformaron en un criminal y me enviaron a prisión”. El conductor oriundo de Ashikaga, unos 80 kilómetros al norte de Tokio, confesó el crimen tras eternos interrogarios, pero luego retiró la confesión y se declaró inocente.

“Las confesiones forzadas son la principal causa de condenas falsas. Pero también los tribunales tienen la culpa de no dudar de ese tipo de confesiones”, dijo a la agencia de noticias Kyodo un condenado por robo y asesinato. También él admitió la acusación y se encuentra ahora a la espera de que se reanude el proceso.

La condena de Sugaya a prisión perpetua fue revisada y confirmada en 1996 por la instancia inmediatamente superior. Lo mismo hizo en 2000 el Tribunal Supremo. El caso tuvo un punto de inflexión en 2009, cuando uno de sus defensores pidió un nuevo análisis de ADN que aportó la prueba definitiva de que Sugaya no era el asesino.

Esto sentó las bases para que el proceso se reabriera en junio del año pasado. Los tres jueces se inclinaron ante el falso culpable y le pidieron perdón.



Susan Hoefken said to be ‘the lung thief’ refuses charges

PEACE WITH NO BORDERLINES. THERE IS NO PEACE WITH NO JUSTICE.

Concert ‘Peace with no borderlines’  organized by the Colombian singer Juanes took place in Revolution Main Square in La Habana, Cuba. Juanes played for peace between Cuba and United States of America. In Miami, there is half people against Free Cuba and the other half for Revolutionary Cuba.

Platicando con Tarket’s opinion: Everything is good to promote tolerance but there is no peace with no justice. ‘We have to give the reason to the one who is got it’ eventhough we do not agree.

The singers Gloria Estefan and Willy Chirinos said they did not have anything against Juanes’ concert, but did not think that he will have success on that wish.

Juanes play a song in tribute to kidnapped people in the forest.

http://www.youtube.com/watch?v=qrDdcD9_0Mw

Play song ‘Nada particular’ for Cuban young people.

Juanes and the Spanish singer Miguel Bosé play ‘It is time to change’ Let’s change hate by love!

Bosé says it is informed that there are one million and 150 thousand people on the concert.

Juanes says twice ‘Cuba libre, Cuba libre’

Video source: You Tube by peliculacubana, Drodve, awsomehippotamo and orvex